Métodos de seguridad poco conocidos que funcionan muy bien contra los ladrones

Un ladrón forzando la puerta de una casa.

Si has llegado hasta aquí, lo primero que tienes que saber es que la amenaza de los ladrones siempre va a estar ahí. Debemos hacernos a la idea de que si le pasa a nuestros vecinos, conocidos, familiares, etc., perfectamente nos puede pasar a nosotros en cualquier momento. Bien, una vez sepamos esto, ahora sí estaremos listos para entender la importancia de aplicar estos métodos de seguridad en nuestras casas. Si seguimos los consejos que nos dan a continuación nuestros compañeros de Grupo Rabasco, complicaremos mucho la actuación a los delincuentes, cuyo modus operandi está hecho para evitar las complicaciones.

Trucos que quizá no conozcas para proteger tu hogar de los ladrones

Aunque no lo parezca, los robos a hogares con un tipo de crimen que suele tener una larga planificación detrás, y es que los ladrones, otra cosa no, pero son muy profesionales con su ‘trabajo’. Entonces, el secreto está en echar por tierra todo su plan y hacer que tengan que improvisar, ya que aquí es donde ellos deberán sacrificar su rapidez y su sigilo, y sin estas preciadas virtudes, el robo se quedará en un vano intento. Así que ya sabes, toma nota.

La llave no solo tiene que estar echada

Lo de echar la llave totalmente ya nos lo sabemos de memoria, lo que no tenemos tan claro es el siguiente paso. Algunos la quitan de la cerradura, otros la dejan… ¿Qué se debe hacer realmente? Muy fácil, hay que dejar la llave totalmente en perpendicular respecto a la cerradura. Es decir, si esta es de forma vertical, echaremos la llave al completo como siempre y la dejaremos en horizontal, y viceversa. ¿El porqué de todo esto? Es un método sencillo y eficaz contra el bumping.

El cerrojo, a medio cerrar

A veces menos es más dice la archiconocida frase, la cual se puede aplicar perfectamente al cerrojo, un mecanismo de seguridad extra que muchos tenemos instalado en nuestra puerta y que ofrece una oportunidad de protección extra que nunca habíamos imaginado. A la hora de introducir el pistón en el anclaje, no lo pasemos al completo, ya que si se queda a medio cerrar, la llave será inútil desde fuera (algo muy útil en caso de que un ladrón o banda criminal te la hayan robado).

Atención al hueco inferior de la puerta

Existe un método utilizado por los ladrones que conviene tener en cuenta. En este caso, deberíamos tener la llave mal colocada en la cerradura. De este modo, los delincuentes -mediante el uso de una ganzúa- podrían hacer que esta se desprendiera de la misma y cayera al suelo, o peor, a una alfombrilla precisamente colocada por ellos mismos desde fuera. Este tipo de robo consiste en introducir una especie de cartulina por el bajo de la puerta, tirar la llave con el método que hemos explicado, y esta, al caer en la alfombrilla, podría estar al alcance de los ladrones, aunque estos estén al otro lado de la puerta. Cualquier mínimo obstáculo en el borde interior de la puerta impediría este tipo de robo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *